La gran cuestion ¿Delegar o no delegar?

El Delegar es el proceso que seguimos para encomendar y responsabilizar, a un colaborador, una tarea sobre la que tenemos responsabilidad y cuya realización nos incumbe.
Definitivo que es posible delegar cuando nuestra responsabilidad va más allá de nuestras capacidades, incluso cuando se tenga responsabilidad absoluta.
Les comparto un párrafo que he leído sobre la opinión de delegar en la cual estoy en total acuerdo..
“Muchos jefecillos piensan que delegar es simplemente dar una tarea o trabajo a otros y ya está. Cuando lo más sabio sería crear un equipo en el que participaran personas cualificadas, con la “autoridad” suficiente para resolver eficazmente las tareas encomendadas, no sólo las básicas sino también las más importantes.”,
Al entender la palabra delegar  como un  verbo demasiado abstracto que define una acción sin tiempo definido. Delegar es una verdadera acrobacia que ejerce un  jefe, o encargado, a confiar en otras  terceras personas, acción que en ocasiones nos genera sus dudas…
Peter Druker nos recomienda primeramente definir estos tres tipos de tareas (definitivo aplicables en cualquier ámbito).
  1. Identifica tareas que no son necesarias elimínelas.
  2. Identifica tareas que puede hacer otro deléguelas.
  3. Identifica tareas que no se pueden delegar y que son fundamentales para la consecución de los objetivos hágalas usted mismo tan bien como sea posible.
Se dice, que el que no delega tiene miedo que la persona en quien delegue cometa errores y tener que responsabilizarse, pero donde dice que el mismo este libre de equivocaciones y/o en el fondo que le quiten protagonismo. Es una falta de confianza ante los demás, sientiendose impresindible, lastima nadie es impresindible.
Te invito a preguntarte cuantas de las tareas a que te dedicas al dia pudieran ser realizadas por tus colaboradores, ayudantes, auxiliares, empleados, etc.. Y darte la oportunidad de dedicarte a lo escencial o lo que mas te satisface, es mas, hasta emprender nuevas ideas, ver otros horizontes, debes saber que al paso del tiempo, aun siendo dueño o empleado, quedaras atrás, y esas tareas que hoy realizas seguirán su curso igual o mejor por gente nueva que vendrá a remplazarte, entonces, seria mas optimo darnos la tarea de identificar a las personas idóneas para  ir enseñando y que realicen la mayoría de nuestras tareas.
Iniciemos por respondernos  estas preguntas y evaluar si vale la pena delegar:
*Si mañana te pusieras enfermo, ¿podrían hacerse cargo de tus asuntos personales con eficacia?
*¿Quieres controlar todos los detalles de tus proyectos?
*¿Crees que necesitas más tiempo para controlarlo todo?
*¿Te fías de ese equipo tan experto que hará exactamente lo que has pedido con un pequeño control por tu parte?
*¿Cuándo te dicen que si a algo que has encargado, te conformas sin más o pides que te lo repitan para ver si lo han entendido bien?
(De acuerdo a tus respuestas, conoce tu situación).
Y por si te animas hacerlo te comparto tres puntos básicos, para ponerlos en práctica y emprendas la nueva tarea de incluir en dirigir a tu personal «el delegar» es  buena estrategia si deseas lograr mas:
1.- Motívalos:
Permite que tengan iniciativa propia, que tengan la oportunidad de aprender y ascender. El trabajo que realizas tú, ellos también pueden hacerlo y probablemente hasta mejor, te beneficiaras con mejores y nuevas ideas.
2. Pídeles en forma directa y exacta el resultado que se buscan:
Condición indispensable: ¿Pueden repetir lo que les has encomendado con sus propias palabras? Si no es así, y al principio te aseguro que no es así, no des nada por hecho. Aunque asientan a todo que sí, que lo repitan con sus propias palabras hasta entender su objetivo a lograr.
3. Revisiones periódicas:
Hay asuntos fáciles de delegar como escribir cartas o informes. Pero es en otras tareas de más compromiso y responsabilidad con mucha gente es donde entra otro arte llamado revisión. Te aseguro que la tendencia de tu equipo siempre será la del mínimo esfuerzo, por mucho que te aprecien, y cuidado, siendo así el resultado puede ser desastroso, las revisiones periódicamente son indispensables para ver cómo va todo.
Atento, por un lado muchas tareas no hay que hacerlas perfectas, si alguien despunta haciendo su trabajo “perfectamente”, cámbiale a una tarea más difícil e importante.
Y cuidado no caigas en la tentación de hacer su trabajo si la cosa se complica. Si cometen errores no les quites el trabajo o aprenderán el truco. Si se pasan con disculpas o pidiendo más tiempo, es mejor sentarse a platicar con ellos, igual les falta capacitación e instrucción y/o simplemente estas fallando en un punto (en motivarlos, no está claro lo que pides o no estás cumpliendo con una revisión adecuada).
Delega sin miedo. Aprenderás de tus errores y seguirás delegando, pero mejor. Y luego disfruta y dedícate a lo que tenga mayor valor. Pero siempre con un ojo puesto en que eso mismo lo puedes volver a delegar en un futuro.

SobreKarla Garcia

Licenciada en Administración y Contaduría Publica. Representante Anafinte.net AC, Master PNL, Parte del Equipo Fundador en español de John Maxwell, estudiosa incansable del ser y su evolución, holística de corazón, facilitador certificada y Master de PNL, Coach Ontológico. Amante de esta fiesta llamada vida que Dios me dio con la misión de disfrutar la estrategia mas sustentable y orgánica llamada felicidad para compartir contigo. :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.