Leyes de Parkinson

Cyril N. Parkinson, un historiador británico, en la década de los años ’50 se dedicó a estudiar el sistema burocrático de Inglaterra. Así, descubrió algo sorprendente: en la misma medida en que el imperio declinaba en importancia, aumentaban los empleados públicos debido a que los oficiales creaban continuamente nuevos puestos de trabajo para tener subalternos que trabajasen para ellos (o sería mejor decir: que trabajasen por ellos).

 
Tan fuerte era esta tendencia que Parkinson afirmó que la burocracia aumentaba paulatinamente en un 5-7% al año y con independencia de la cantidad de trabajo que se debía hacer.

 
Así, Parkinson postuló tres leyes fundamentales que extrajo de su experiencia práctica:

 
1. El trabajo se expande hasta llenar el tiempo del cual se dispone para su realización.

 
2. Los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos.

 
3. El tiempo dedicado a cualquier tema de la agenda es inversamente proporcional a su importancia.

 
Quizás no hay mejor área que la Informática para comprender estas leyes: antiguamente los ordenadores y los discos extraíbles tenían muy poca capacidad, por ende, nos adecuábamos al espacio. Hoy la memoria de los ordenadores y los dispositivos externos se ha multiplicado pero nosotros seguimos llenándolos y demandamos aún más espacio.

 

 
Las leyes de Parkinson v/s vida cotidiana

 
Si llevamos estas leyes a la vida diaria podríamos asumir una máxima generalizadora: “El trabajo se expande hasta ocupar todo el tiempo disponible; más tiempo se tiene a disposición, mayor es el trabajo, más importante y más esfuerzo requiere”. O en palabras mucho más sencillas: “más tiempo tienes, más tiempo malgastas”.

 
Así, la primera reflexión a la cual conducen las leyes de Parkinson consiste en preguntarnos si realmente todas las actividades que realizamos cotidianamente nos resultan importantes y cuáles de ellas podríamos eliminar en aras de tener más tiempo para dedicarlo a otras tareas que nos resulten más significativas y placenteras.

 
La segunda ley de Parkinson nos llevaría a preguntarnos si realmente necesitamos todo lo que tenemos o, lo que es aún más importante: si necesitamos todo lo que deseamos. Esta sociedad de consumo ha creado muchísimos bienes que no son imprescindibles y ni tan siquiera necesarios. No obstante, no nos percatamos de ello y seguimos trabajando para comprar cosas del todo inútiles. En vez de ello, ¿no sería mejor invertir ese dinero en crear momentos inolvidables con las personas que queremos? ¿no sería mejor ahorrarlo y así poder darnos el lujo de trabajar menos y dedicarle más tiempo a nuestras verdaderas pasiones?

 
Finalmente, la tercera ley de Parkinson nos recalca lo mal que usamos nuestro tiempo. Detente un momento y piensa cuáles son las tres cosas más importantes de tu vida. Ahora pregúntate cuánto tiempo al día le dedicas a las mismas. Normalmente pasamos una gran parte del día realizando tareas que no nos resultan significativas ni placenteras mientras que las cosas verdaderamente esenciales ocupan un lugar muy pequeño en nuestra agenda.

 
Por supuesto, en este punto muchos pensarán que es imposible cambiar ya que la sociedad ejerce un fuerte influjo sobre cada uno de nosotros. Y tienen razón pero debemos recordar que las cosas ejercerán el poder que nosotros mismos le hemos conferido.

SobreKarla Garcia

Licenciada en Administración y Contaduría Publica. Representante Anafinte.net AC, Master PNL, Parte del Equipo Fundador en español de John Maxwell, estudiosa incansable del ser y su evolución, holística de corazón, facilitador certificada y Master de PNL, Coach Ontológico. Amante de esta fiesta llamada vida que Dios me dio con la misión de disfrutar la estrategia mas sustentable y orgánica llamada felicidad para compartir contigo. :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.