Amig@ cada año que inicia, es más, antes de terminarlo ya tienes una gran lista en mente de propósitos a realizar, y si te sientas un momento en calma y los anotas, puedes darte cuenta que la mitad o más de esos propósitos son los mismo para cada año nuevo, es curioso verdad? Lo curioso es que cada año los mismos, será que estas en automático haciendo lo mismo y obteniendo los mismos resultados… lo bueno que hoy solo tú sabes lo que si sucede.

Algunos de estos propósitos,  los más  frecuentes son: voy a bajar de peso, voy a cuidar mi salud, voy a dejar de fumar, cambiare algunos hábitos como levantarme más temprano, ejercitarme, dejar de consumir chatarra, beber menos alcohol, ser más puntual, mas responsable, mas amoroso, voy a pasar más tiempo con mi familia, hare mas ejercicio, bajar de peso, dejar de fumar o de tomar, comer más sano, ser más paciente y comprensivo, pasar más tiempo con alguien querido, estudiar, terminar algo inconcluso, iniciar… la la la la la la la— ¡En fin!— algo que hemos pospuesto… Fabulosamente algunos si los inicias y con  frecuencia, abandonas  antes de que se acabe marzo. Llega a ser tan común hacerlo, que cada vez lo justificas mejor y hasta te causa menos remordimiento.

¿Quieres evitarlo? Sabes si puedes, eso te lo aseguro. Solo  observa como las personas consiguen sus objetivos —no solo sus propósitos de Año Nuevo— tienen claro para qué quieren lo que quieren. Posiblemente puedes iniciar por esta parte.

Hasta este momento no he conocido alguna persona que quiera dejar de comer lo que le gusta, estudiar más o dejar de fumar, solo por hacerlo. Entender para qué quieres hacerlo realmente, ayuda a conseguir la motivación necesaria para perseguir la meta. Es decir, estudiar puede ser una pesadilla, estudiar para el examen de costos puede ser peor aún; pero si consigues “ver” que no estudias por pasar la materia o de año, si descubres que lo haces para tener tu propio negocio, donde vas a ofrecer tus ideas sobre un nuevo servicio de mejora a las empresas, entonces estudiar para pasar materias como costos es posible, porque tu motivación y tu meta es recibirte de la maestría que cursas y con eso, ponerte en camino para conseguir tu sueño.

Tu  y yo sabemos que si es posible obtener resultados deseados, claro se requiere querer, por que merecidos los logros ya los tienes, un buen paso es definir claramente:

 ¿Para qué quieres tus propósitos de fin de año?,

¿A qué anhelo responden?

¿Qué tan importante te resulta conseguirlos?

“Sueña en grande,  a los  sueños pequeños les falta la  fuerza para mover y mantener en movimiento el corazón de los hombres.”  

Responder unos cuantos “¿para qué?” por escrito y releerlos a los días, pueden evitar la confusión de pasarte pensando en  que quieres, es mejor definir eso que quieres, para que lo quieres, cuando lo quieres, donde lo quieres y en quien te hace ser eso que quieres y logres.

La elección es solo tuya,  recuerda sino tú, ¿entonces quien?, sino este año, ¿entonces qué año?, es decir, ¿es ahora o cuando?

 

 

About Karla Karina

Licenciada en Administración y Contaduria Publica. Representante Anafinte.net AC, Socio de SFAIMX, estudiosa incansable del ser y su evolucion, holistica de corazon, facilitadora certificada de PNL y Coach Ontológico. Master en Programación Neurolingüística. Amante de esta fiesta llamada vida que Dios me dio con la mision de disfrutarla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.