Había una vez que iba un hombre caminando por el desierto, cuando oyó una voz que le dijo:

-Hombre agáchate y coge del suelo los guijarros que quieras, ponlos en tu bolsillo.

Aquel hombre obedeció. Se inclinó, recogió un puñado de guijarros y se los metió en el bolsillo. Y de nuevo la voz le dijo:

Cuando llegues a tu casa, sentirás una gran alegría y a la vez una profunda tristeza.

El hombre sonríe, se encoge de hombros y sigue su camino, al llegar a su casa después de un rato, se acuerda de los guijarros y los saca de su bolsa, al sacarlos se lleva tremenda sorpresa, pues lo guijarros se habían convertido en piedras preciosas, rubíes, diamantes, esmeraldas, etc.

 

Y si, efectivamente sintió una gran alegría

y al mismo tiempo una profunda tristeza

¿ Tu sabes por que?

 

About Karla Karina

Licenciada en Administración y Contaduria Publica. Representante Anafinte.net AC, Socio de SFAIMX, estudiosa incansable del ser y su evolucion, holistica de corazon, facilitadora certificada de PNL y Coach Ontológico. Master en Programación Neurolingüística. Amante de esta fiesta llamada vida que Dios me dio con la mision de disfrutarla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *