Maravillosa analogía que nos comparte Jonathan Haidt, para comprender como funcionan nuestros dos sistemas (caracter emocional y caracter racional). Así de simple como tu  lado emocional es como un Elefante, y tu lado racional es su Jinete.

Cuando estos dos sistemas miran para el mismo lado, y caminan en la misma dirección en busca de iguales objetivos, no hay conflictos y todo funciona de maravilla. Lo complicado aparece  cuando las necesidades de ambos son diferentes, y cada uno va por su lado.

El Elefante es grande, fuerte e impulsivo, y el Jinete es astuto, pero muy pequeño y débil en comparación.

Debido a su inteligencia, el Jinete sabe cómo situarse a lomo del Elefante para dirigirlo, sujeta las riendas y parece llevar la voz cantante pero, dada su diferencia de tamaño, su control no deja de ser precario, débil e inestable, y cada vez que el enorme Elefante se rebele contra el Jinete, y quiera tomar otra dirección, el Jinete perderá.

Todos hemos pasado y seguiremos pasando por multitud de situaciones en que nuestro Elefante se rebeló y se impuso a nuestro Jinete:

*Al quedarte a dormir cuando sabes que tienes un mundo de actividades por hacer.

*Al comer y comer alimentos de te alejan del tu bienestar cuando lo requieres.

* Al fumar uno y otro cigarro cuando tu cuerpo te grita que requieres dejar el cigarrillo.

*Al postergar la realidad de esos que tanto deseas por comodidad o miedo.

Y todo eso que tu y yo hemos vivido y mas…

Ese Elefante,  tu parte emocional, tiene una debilidad muy clara: es perezoso y caprichoso, y normalmente prefiere la gratificación inmediata (descansar, comer dulce, apegarse a vicios, sentirse agusto) a esperar para obtener resultados a largo plazo (ser productivo, estar más sano).

Recuerda los esfuerzos de cambio que haces y fracasas, zzzz todo por culpa de ese elefante, simplemente por que al jinete se le dificulta mantener al elefante en el camino, en ocasiones los caminos requieren esfuerzos a corto plazo para obtener recompensa a largo plazo.

El Jinete tiene su principal fortaleza en la capacidad de pensar a largo plazo, de reflexionar y de planificar en busca de sus objetivos. Y es con esto que trata de oponerse a la necesidad de gratificación inmediata del Elefante. Pero sus fortalezas están íntimamente relacionadas con sus debilidades, ya que su gran capacidad de análisis suele desembocar en que no deja de darle vueltas a las cosas, tendiendo a analizar todo demasiado y a pensar en exceso. Y como te he mencionado tanto análisis causa parálisis.

Aunque tampoco todo son flaquezas en el Elefante dado que las emociones son su territorio, y es de ellas que saca su enorme fuerza y su motivación: amor, compasión, generosidad, lealtad, simpatía, valor, instinto de protección, y también miedo, odio, rencor, furia, frustración, el dolor que siente cuando necesita defenderse. Todo esto es lo que cultiva e impulsa su determinación en pos de un objetivo, ya sea este noble o despiadado.

Cuando te mueves en pos de una meta, de un cambio, el Jinete aporta la planificación y la dirección, y el Elefante aporta la motivación y la energía, y es cuando Elefante y Jinete se mueven al unísono transitando el mismo camino, que el cambio puede producirse fácilmente.

Sin embargo, cuando Jinete y Elefante no coinciden en la senda a seguir, es cuando se complica…

El Jinete puede continuar su camino temporalmente sujetando las riendas con fuerza para someter al Elefante (es lo que hacemos cada vez que usamos nuestra fuerza de voluntad), pero no puede ganar la batalla indefinidamente a un animal tan enorme y fuerte, porque acabará exhausto.

Recuerda el autocontrol es un recurso limitado que se agota, y esto es precisamente lo que sucede cuando no sabemos mantener motivado a nuestro Elefante en la búsqueda de nuestro objetivo.

 

Continua parte 2 ——->   http://www.milibretacoaching.com/2017/07/el-jinete-y-el-elefante-parte-2/

 

 

About Karla Karina

Licenciada en Administración y Contaduria Publica. Representante Anafinte.net AC, Socio de SFAIMX, estudiosa incansable del ser y su evolucion, holistica de corazon, facilitadora certificada de PNL y Coach Ontológico. Master en Programación Neurolingüística. Amante de esta fiesta llamada vida que Dios me dio con la mision de disfrutarla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *