En la senda correcta

 

Seguro estás de acuerdo que la rutina diaria que vivimos cada día, en ocasiones nuestras tareas y actividades las realizamos en automatico.

De hecho la mayoría de nuestros comportamientos son automáticos, y esto es así, porque nuestra capacidad de control o supervisión consciente de nuestra conducta es muy limitada, y es de forma inconsciente el encargado de llevar a cabo todos esos automatismos necesarios para nuestra supervivencia.

Hasta que nos llega el momento querer cambiar las cosas que intentamos influir en estos comportamientos automáticos de manera consciente, y cuanto mayor sea el cambio que pretendemos llevar a cabo,  porque se trata de un comportamiento muy arraigado, mayor será el esfuerzo necesario y más agotador resultará el proceso, ya que acabaremos rápidamente con nuestra capacidad de autocontrol.

Algunas personas creen que el cambio resulta difícil porque piensan que la gente es perezosa o se resiste a cambiar, pero en realidad no se trata de eso: el cambio resulta difícil porque la gente se agota. Si, agotamos nuestra limitada capacidad de autocontrol, y se agotan nuestros ‘músculos mentales’, esos que necesitamos para pensar con claridad y creativamente, para concentrarnos, para inhibir nuestros impulsos, y para persistir frente a la frustración o el fracaso. Sabes en  ocasiones lo que semeja pereza es en realidad agotamiento.

Considera que todo cambió que quieras hacer, requieres que el Jinete y Elefante caminen en la misma dirección, y que se refuercen en base a sus fortalezas: el Jinete aportará la dirección y el Elefante la motivación.

Consuderaciones precisas:

Si solo tienes dirección puede que el Jinete consiga arrastrar y guiar al Elefante durante un tiempo, pero el esfuerzo que esto le supondrá hará que termine por agotarse.

Si solamente tienes motivación te moverás sin sentido y sin un destino claro, y acabaras perdiéndo por mil y un caminos sin llegar nunca a buen puerto.

Es verdad que un Elefante desmotivado puede arruinar todos tus esfuerzos por cambiar, pero también el Jinete tiene sus propios problemas por ser egocéntrico, analizarlo todo en exceso y darle mil vueltas a las cosas.

Si el Jinete no está totalmente seguro del camino a seguir, puede acabar guiando al elefante en círculos que no lleven a ninguna parte, asegurando así el fracaso.

Distingue entre lo que parece resistencia o falta de clarifad.

Elementos con los que ya cuentas:

• Tu Jinete y tu Elefante particular que están obligados a convivir. Cada uno de ellos está especializado en una forma de hacer las cosas, y tiene unas fortalezas y unas debilidades determinadas.

• El Jinete destaca por su capacidad de reflexionar y de planificar a largo plazo, pero su debilidad consiste en que tiende a darle demasiadas vueltas a las cosas, y a enredarse.

• El Elefante obtiene su gran fuerza y motivación de los sentimientos y las emociones, pero es perezoso y caprichoso y le gusta conseguir rápidamente todo lo que quiere.

Pasos a seguir:

PASO 1 – Dirigir al Jinete: Muchas veces lo que parece resistencia no es más que falta de claridad, por eso es muy importante tener muy clara la dirección que vamos a tomar.

PASO 2 – Motivar al Elefante: Lo que solemos tomar por pereza suele ser agotamiento. El Jinete tiene una capacidad limitada para dirigir al Elefante en contra de su voluntad, por lo tanto es muy importante saber llegar a su lado emocional, a lo que le motiva, y ofrecérselo para que coopere.

PASO 3 – Allanar el camino: Muchas veces lo que parece un problema de la persona suele ser un problema de la situación. El camino es la situación, las circunstancias, el entorno que nos rodea, y si allanamos el camino poniéndonoslo fácil haremos que el cambio sea más probable, independientemente de lo que pase con Jinete y Elefante.

 

Una alternativa más para generar cambios…

 

Fuente: Te invito a leer “Hipótesis de la Felicidad” de Jonathan Haidt

About Karla Karina

Licenciada en Administración y Contaduria Publica. Representante Anafinte.net AC, Socio de SFAIMX, estudiosa incansable del ser y su evolucion, holistica de corazon, facilitadora certificada de PNL y Coach Ontológico. Master en Programación Neurolingüística. Amante de esta fiesta llamada vida que Dios me dio con la mision de disfrutarla.

One Response to El Jinete y el Elefante (parte 2)

[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *