“Había un pájaro que vivía en el desierto, muy enfermo, sin plumas, nada para comer, beber y sin refugio para vivir; maldiciendo su vida, día y noche.

Un día, un ángel estaba cruzando ese desierto y el pájaro detuvo al ángel y le preguntó:

– ¿A dónde vas?

El ángel respondió:

– Voy a encontrarme con Dios.

Entonces, el pájaro le pidió al ángel que, por favor, le preguntase a Dios cuándo terminaría su sufrimiento.

El ángel le dijo:

– ¡Por supuesto, lo haré!

Y el ángel se despidió del pájaro.

Al encontrarse con Dios, el ángel le compartió el mensaje del pájaro.

El ángel le contó su patética condición y preguntó cuándo terminaría su sufrimiento.

Dios respondió:

– Durante lo que le queda de vida, el pájaro tiene que sufrir así.

No tendrá felicidad.

El ángel le respondió que cuando el pájaro oyera esto, se desanimaría.

Entonces, le pregunto si podría sugerir alguna solución para esto.

Dios le respondió:

– Dile que ore de esta manera: *”Gracias mi Dios por todo”*

El ángel volvió hasta al pájaro y le entregó el mensaje de Dios.

Una semana después, el ángel pasó de nuevo por el mismo camino y vio que el pájaro estaba muy feliz.

Las plumas habían crecido en su cuerpo, una pequeña planta creció en la zona desértica, un pequeño estanque de agua también estaba allí, y el pájaro estaba cantando ya bailando alegremente.

El ángel estaba asombrado de cómo sucedió esto porque recordó que Dios dijo que por lo que le quedaba de vida, no habría felicidad para el pájaro.

Con esa inquietud en mente, fue a visitar a Dios de nuevo.

El ángel preguntó y Dios respondió:

– Sí, estaba escrito que no habría felicidad para el pájaro por lo que le queda de vida, pero todo cambió debido a que el pájaro está orando diariamente “Gracias a Dios por todo”, ante cada situación.

Cuando el pájaro caía sobre la arena caliente, decía _”gracias mi  Dios por todo”_.

Cuando no podía volar, repetía _”gracias mi Dios por todo”_, así que sea cual sea la situación, el pájaro siguió repitiendo _”Gracias mi Dios por todo”_ y por lo tanto cambió lo que le quedaba de vida en siete días”.

Que te hace pensar esta historia del pájaro?Sabes que todos en el camino de la vida tenemos situaciones menos fáciles que enfrentar y posiblemente te ayuda repetir hasta sentirlo desde dentro de ti, y aplicarlo en tu pensar y hacer cotidiano.

Sencillamente repite ***GRACIAS MI DIOS POR TODO***.

Comparte este mensaje para apoyar en hacernos conscientes de lo poderoso que es el poder de la gratitud.

Una simple palabra, un simple pensamiento, que nos enseña a ser agradecidos por todo lo que tenemos en nuestra vida, tiene poder para disolver cualquier “maldición” que llevamos cargando toda la vida.

*Sé agradecido y verás el cambio en tu vida.*

*Sé humilde y nunca tengas dudas.*

*Gracias mi Dios por todo…*

Y tú qué agradeces hoy?

About Karla Karina

Licenciada en Administración y Contaduria Publica. Representante Anafinte.net AC, Socio de SFAIMX, estudiosa incansable del ser y su evolucion, holistica de corazon, facilitadora certificada de PNL y Coach Ontológico. Master en Programación Neurolingüística. Amante de esta fiesta llamada vida que Dios me dio con la mision de disfrutarla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.